Actualidad

Un paseo teatral por la capital

Con motivo del Día Mundial del Teatro, que se celebró el pasado 27 de marzo, la capital cultural por excelencia, Madrid, se volcó un año más para fomentar la asistencia del público a los teatros. Desde barrios y Ayuntamiento, crearon una programación especial con descuentos y entrada libre a funciones. Una semana después, desde Se alza el telón queremos seguir fomentando que las visitas a representaciones teatrales aumenten con una guía sobre la historia de los teatros más emblemáticos de la capital y su programación.

Madrid. ¿Qúe es lo primero que se nos viene a la cabeza al pensar en ella? Exacto, la histórica Gran Vía. Ahí comenzamos nuestro paseo teatral dónde entre tráfico, neones y gentío, se refugian los grandes musicales y espectáculos más visitados.

El Teatro Lope de Vega es el primero que encontramos que con casi 70 años de historia, el Teatro Lope de Vega convierte a la Gran Vía madrileña en el Broadway español con una capacidad de 1100 personas. Ha albergado exitosos musicales como El Fantasma de la Ópera, Mamma mía! o Jesucristo Superstar. Desde el 2011 sus tablas las pisan los componentes del espectáculo teatral más visitado de España: El Rey León, para lo que fue necesario realizar una profunda reforma en el teatro respetando, eso sí, su arquitectura histórica.

Imagen de artículo del ABC Cultura

Seguimos nuestro paseo subiendo la Gran Vía dirección Callao y nos encontramos con el Teatro Rialto. Aunque es uno de los teatros de referencia de la Gran Vía madrileña, se inauguró hace casi 80 años como sala cinematográfica con el nombre de ‘Cine Astoria’. Después de su conversión a teatro coordinado por el Ayuntamiento de Madrid, el primer musical que acogió fue el exitoso ‘Hoy no me puedo levantar’ tras el que vinieron ‘Cabaret’ o ‘40, el musical’. Actualmente, acoge, además del espectáculo del taquillero ilusionista Mago Pop (Antonio Díaz), conciertos y monólogos.

Dejamos ya la Gran Vía y nos adentramos por una callejuela al moderno barrio de Malasaña que, como no, debía estar presente en este paseo. Allí nos encontramos con el Teatro Lara el que, probablemente, sea uno de los teatros con más historia de Madrid pues en él se han llegado a representar obras de Manuel de Falla y Jacinto Benavente. Alzó su telón por primera vez en 1880 gracias a Cándido Lara y cuenta con un aforo de 464 personas y dos salas principales. Actualmente, el Lara tiene en cartel una amplia programación entre la que destaca uno de los fenómenos teatrales de los últimos tiempos: La Llamada.

Seguimos avanzando por Malasaña y en pleno barrio nos encontramos con el modesto Teatro Maravillas que comenzó  su andadura en 1887 como un teatro veraniego. Debido a un atentado bomba en la calle donde se encuentra en 1979, el teatro sufrió graves desperfectos en la estructura y decidieron cerrarlo para su rehabilitación. En 2005 volvió a abrir sus puertas con una remodelación de la fachada y el edificio completo. Burundanga, que antes se encontraba en el Teatro Lara, es una de las grandes y consolidadas propuestas con las que cuenta el Teatro Maravillas en su cartelera.

Continuamos nuestro paseo hasta llegar al histórico barrio de Chueca posiblemente conocido por su activismo LGTBI pero también es un gran foco teatral en la capital. Allí encontramos el centenario Teatro Infanta Isabel donde dramaturgos como Muñoz Seca, Miura o Poncela presentaron sus obras. El Infanta Isabel se inauguró en 1906 como un barracón de cine, pero pronto, en 1914, se convirtió en sala teatral. La veterana Carmen Maura se sube actualmente a sus tablas para representar la función de La Golondrina.

Muy cerca del Teatro Infanta Isabel, dos calles en dirección Recoletos concretamente, encontramos el Teatro María Guerrero, el primero, de los mencionados anteriormente, que es un teatro público. Junto al Teatro Valle-Inclán, situado en el barrio de Lavapiés, es sede del Centro Dramático Nacional y pertenece al Ministerio de Cultura. Levantó el telón por primera vez en 1885 bajo el nombre de Teatro de la Princesa pero en 1931 pasó a llamarse María Guerrero tras la muerte de la actriz. En su programación, normalmente, se encuentran obras teatrales históricas adaptadas a nuestro tiempo entre las que destaca, por ejemplo, Tres sombreros de copa.

Nos dirigimos ahora dirección sur, por el Paseo del Prado, cerca de la Fuente de Cibeles encontramos el Círculo de Bellas Artes, entidad cultural que además de ser reconocida por tener una de las terrazas con las mejores vistas de Madrid, cuenta con otro espacio teatral: el Teatro Bellas Artes. De reciente trayectoria, pues abrió sus puertas en 1961, colabora con el Festival de Teatro de Mérida y fue el primer espacio en acoger al Centro Dramático Nacional. Actualmente es una de las salas de referencia en Madrid pues por ella han pasado grandes intérpretes como Concha Velasco, Lola Herrera, Juan Echanove o Emilio Gutiérrez Caba.

Seguimos paseando en dirección sur por la Calle de Alcalá y antes de llegar a la Puerta del Sol, en una callejuela estrecha y con una entrada muy discreta nos topamos con el Teatro Reina Victoria. Se inauguró en 1916 por los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia con una capacidad para más de 600 espectadores. Durante la II República pasó a llamarse únicamente Teatro Victoria hasta recuperar su nombre original tras la Guerra Civil. Se especializó en zarzuelas y comedia burguesa hasta que actualmente acoge teatro comercial y convencional como la representación ahora en cartelera: Perfectos Desconocidos.

Muy cerca del Reina Victoria, en la Plaza de Santa Ana presidida por una estatua de Federico García Lorca que siempre tiene flores frescas en las manos, encontramos el Teatro Español, el teatro con más solera de toda la capital. Su historia se remonta al 1565 cuando Felipe II otorgó permiso para la creación del Teatro del Príncipe (así llamado hasta 1849) con el fin de representar comedias. Está gestionado por el Ayuntamiento de Madrid y hasta 2017 amplió su espacio cultural a las ‘Naves del Español’ situado en el Matadero Madrid. Cuenta con dos salas principales por las que han pasado funciones de dramaturgos de la talla de José Echegaray, Pérez Galdós, Lorca o Buero Vallejo.

Finalmente, terminamos nuestro paseo entre los barrios castizos de La Latina y Lavapiés, donde, con el objetivo de dar una imagen más renovada y moderna a estos barrios, encontramos el Teatro Pavón Kamikaze. El Kamikaze es el teatro más joven de todos ya que surgió en 2016 para alzar de nuevo el telón del Teatro Pavón que, aunque fue inaugurado en 1925, tenía una actividad intermitente incluso nula durante varios años. El Teatro Pavón Kamikaze ha conseguido posicionarse entre las salas teatrales de referencia en la ciudad debido a su programación arriesgada, abierta y novedosa. Gracias a esto, en 2017, el proyecto teatral consiguió el Premio Nacional de Teatro.

Y esto es solo una selección de diez salas céntricas de la capital, sin embargo, la infinidad de posibilidades teatrales para todos los gustos y edades que nos ofrece Madrid es tal, que sería imposible recogerlas todas en una sola entrada.

Ya saben, tienen donde elegir, vayan al teatro que más les complazca, pero vayan al teatro.

4 comentarios en “Un paseo teatral por la capital”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s